Conciliación laboral, ¿y eso qué es?

Conciliación laboral, ¿y eso qué es?

Soy madre, trabajadora y estudiante, sí todo a la vez.

En ningún momento se me había pasado por la cabeza cómo mis padres se habían organizado para poder educarnos y “conciliar” su vida con el trabajo, pero lo que si tengo presente es la imagen de mis abuelos.

Por lo que, digo a los cuatro vientos: “NO EXISTE LA CONCILIACIÓN LABORAL, EXISTEN LOS ABUELOS”.

Lo tengo muy claro, sin ellos, sería imposible trabajar para vivir, o mejor dicho, trabajar para pagar la guardería, para así tener tiempo para trabajar. Es decir, un círculo vicioso.

Esta sociedad aún no se ha actualizado y sigue teniendo la mentalidad patriarcal en la cual, la madre es la que se ha de encargar de los hijos y el cuidado de la casa, por eso aún sigue siendo difícil que las empresas se amolden a nuestro actual ritmo de vida. No está bien visto que un padre se coja la reducción de jornada, ni que una madre se sienta mal por no poder disfrutar de sus hijos al no poder permitirse, ya no digo ni querer, sino permitirse económicamente una reducción laboral.

Porque la conciliación es eso, una reducción de la jornada laboral, que seamos claros que doy las gracias a que lo tenemos, pero aún así no es suficiente.

En mi caso, en un trabajo que adoro pero eventual, en el cual, por el momento no me puedo permitir solicitar una reducción por conciliación, por lo tanto, sin los abuelos…no sé cómo lo haríamos.

Además de todo esto, estoy estudiando a distancia, pero ¡que loca estás! me dicen muchos, ¿de dónde sacas el tiempo? Me dicen otros…de la conciliación, ya te digo yo que no.

Ser madre es algo que te supera en todos los aspectos, ser trabajadora es algo que te llena profesionalmente y que te frustra al dedicarle tanto tiempo, ser estudiante…eso ya es otra cosa a mi edad. Pero ser madre y encima trabajadora, en esta sociedad…sigue siendo un juego de tetris donde hay que ir encajando cada pieza para que todo salga bien, pero en el momento que una no encaja, ya se te hace todo cuesta arriba.

Deja una respuesta

Cerrar menú